General

15 sensores biométricos en el trabajo que reemplazarán los registros médicos y diagnosticarán los trastornos más comunes


La tecnología médica está avanzando a pasos agigantados, gracias a la introducción de la biometría. Los sensores biométricos sofisticados tienen el potencial de monitorear nuestra salud diaria, así como de detectar enfermedades en sus primeras etapas.

Estos son solo algunos avances increíbles en la tecnología biométrica que pronto podrían cambiar la faz de la industria de la salud y cómo registramos nuestros propios datos médicos.

1. Rastreador de salud ingerible: alimentado por ácidos del estómago

Una de las tecnologías más emocionantes para observar en este momento fue presentada a principios de 2017 por investigadores del MIT y Brigham and Women's Hospital. Crearon una célula voltaica que funciona con el ácido del estómago de un paciente y que puede tener una variedad de aplicaciones.

La celda contiene electrodos de zinc y cobre, y el ácido del estómago puede transportar iones entre estos electrodos. Esto alimenta el circuito, a su vez, alimenta un sensor de temperatura y un transmisor inalámbrico. Esto significa que una pastilla que contiene la célula podría usarse para detectar cambios dentro del cuerpo y transmitir de forma inalámbrica sus hallazgos a computadoras y / o dispositivos inteligentes.

2. Tatuajes que cambian de color: indican cuándo su salud está en riesgo

Otra innovación de 2017 proveniente del MIT y la Facultad de Medicina de Harvard fue una tinta que cambia de color con propiedades biosensibles, que podría usarse en tatuajes de monitoreo de la salud. Los tatuajes inteligentes podrían permitir a las personas controlar sus niveles de glucosa y sodio.

El proyecto, llamado DermalAbyss, opera respondiendo a cambios en nuestro líquido intersticial. Este líquido es donde se suspenden las células de nuestra piel y contiene información sobre los niveles fluctuantes de sustancias químicas de nuestro cuerpo.

La tinta cambia entre azul y marrón para indicar cambios en los niveles de glucosa, y la tinta de control de sodio varía en brillo bajo una luz negra. La tecnología de vanguardia podría ser muy valiosa para los pacientes con diabetes que buscan controlar sus niveles de azúcar en sangre.

En teoría, las tintas incluso podrían usarse para monitorear y detectar otros cambios en la química sanguínea.

3. Sano: el monitor de glucosa móvil

A principios de este año, Fitbit invirtió $ 6 millones en Sano, una empresa que fabrica sensores de monitoreo de glucosa y una aplicación correspondiente. Este es un fuerte indicador de que empresas como Fitbit buscan liderar el camino en tecnologías de salud portátiles en un futuro cercano.

El sensor Sano está alojado dentro de un parche portátil, que se comunica de forma inalámbrica con la aplicación para teléfonos inteligentes de la empresa. Además de controlar los niveles de glucosa, la aplicación también puede recomendar cambios en la dieta y ejercicios para ayudar a la salud del usuario.

4. El páncreas artificial de Medtronic: tratamiento de la diabetes con datos biométricos

El año pasado vio el debut del páncreas artificial de Medtronic, un dispositivo biométrico que mide los niveles de glucosa en la sangre y administra insulina según sea necesario. Hasta la fecha, es la única bomba de insulina automática aprobada por la FDA.

Cuenta con un sensor de glucosa, una bomba de insulina y un parche de infusión que administra la insulina a través de un catéter. El sensor recopila información sobre los niveles de glucosa del usuario y la administración de insulina de fondo se ajusta en consecuencia.

Los pacientes tienen la opción de establecer el límite de su ingesta de insulina y hacer que el dispositivo cambie automáticamente al modo de suspensión al alcanzar este límite o justo antes.

5. El bolígrafo MasSpec: detección del cáncer en segundos

Presentado en septiembre de 2017, el lápiz MasSpec es un dispositivo de mano que puede detectar células cancerosas en aproximadamente diez segundos. Fue diseñado para su uso en cirugía para que los cirujanos puedan extirpar solo las áreas afectadas por el cáncer y conservar los tejidos no afectados.

MasSpec es más rápido que la mayoría de las pruebas de detección del cáncer y cuenta con una tasa de precisión del 96%. Actúa examinando los metabolitos de las células, que pueden detectar el cáncer a nivel molecular. Puede hacerlo sin causar ningún dolor al paciente, ya que opera simplemente administrando una gota de agua al tejido y examinando las moléculas que migran del tejido al agua.

6. Sensores de salud intestinal: sensores ingeribles que controlan los gases

Investigadores en Melbourne, la Universidad RMIT de Australia, revelaron su trabajo sobre sensores ingeribles a principios de este año. Los sensores pasan a través del tracto digestivo, recopilando y transmitiendo información sobre las concentraciones de gas dentro de nosotros y nuestra salud intestinal en general.

Los fascinantes pequeños sensores no solo podrían usarse para determinar intolerancias alimentarias, sino también como un detector temprano de cáncer de colon. La tecnología cuenta con sensores separados para la medición de oxígeno, dióxido de carbono e hidrógeno, y permite que los datos se transmitan y vean en una computadora.

7. Piel inteligente: mostrar sus elementos vitales en su cuerpo

En los últimos años se han producido numerosos avances en los wearables biométricos y las denominadas pieles inteligentes. Más recientemente, los investigadores de la Universidad de Tokio presentaron una superposición de piel inteligente que no solo podía medir los signos vitales, sino también mostrarlos en el cuerpo.

Con la tecnología de semiconductores, la piel eléctrica puede rastrear la frecuencia cardíaca, la presión arterial, la temperatura y más del usuario. Los usuarios pueden incluso transmitir sus signos vitales de forma inalámbrica a la nube o directamente a la computadora de su médico.

Esto permitiría a los médicos controlar de forma remota la salud de sus pacientes, algo especialmente útil en el caso de pacientes ancianos u otros que requieran una mayor atención.

8. Lab-On-A-Chip de IBM: Detectando una variedad de enfermedades

Desde 2016, IBM ha estado trabajando en la tecnología de laboratorio en un chip, que podría detectar una gran cantidad de enfermedades diferentes de manera rápida y efectiva. Los chips examinan nanopartículas en el cuerpo para detectar cánceres y otras enfermedades, y algún día podrían reemplazar procedimientos más invasivos como las biopsias.

Al detectar el cáncer, los chips recolectan exosomas, pequeñas partículas que provienen de las células y contienen información sobre las células de las que se originaron. Los chips pueden detectar información que normalmente solo se puede observar a través de un microscopio electrónico, lo que elimina efectivamente la necesidad de tomar muestras.

Una vez equipado con un chip, un médico puede acceder a la información directamente del paciente.

9. Rastreadores vitales inalámbricos: seguimiento de salud remoto para pacientes

Investigadores de EE. UU., China y Corea del Sur revelaron recientemente nuevos sensores portátiles que pueden rastrear de forma remota la temperatura y la presión arterial de los pacientes. Los sensores del tamaño de un centavo recopilan datos del paciente y los transmiten a un profesional médico.

Están diseñados para usarse en conjuntos de hasta 65, distribuidos en diferentes áreas del cuerpo del paciente. La información recopilada es almacenada por una bobina de transmisión NFC antes de ser enviada al profesional médico.

Aunque en la actualidad los sensores solo pueden monitorear la presión y la temperatura, el equipo de investigación quiere expandir las capacidades para incluir la frecuencia cardíaca y la respiración.

10. Sensores dentales: control de su salud dietética

En marzo de este año, investigadores de la Universidad de Tufts desarrollaron sensores que se pueden usar en su diente y pueden rastrear su información dietética en tiempo real. Los diminutos sensores pueden rastrear todo, desde el consumo de alcohol hasta los niveles de sodio y glucosa.

Los sensores se componen de tres capas: una capa central que registra los compuestos químicos de los alimentos con los que entra en contacto, y dos capas externas que transmiten los datos. Los sensores podrían permitir a los usuarios rastrear con precisión su consumo de diferentes productos químicos y también brindar a los médicos y dentistas una descripción general precisa de los hábitos dietéticos de sus pacientes.

11. La plataforma Mammoth CRISPR: diagnostique enfermedades en cualquier lugar

Esta nueva tecnología CRISPR podría permitir a los usuarios diagnosticarse a sí mismos, sin importar dónde se encuentren. La plataforma Mammoth CRISPR consta de una pequeña tarjeta que contiene proteínas CRISPR. Cuando los fluidos corporales del usuario entran en contacto con las proteínas, inmediatamente comienzan a buscar el ADN de la enfermedad y las infecciones.

Con la aplicación correspondiente, los usuarios pueden enviar sus datos a Mammoth Biosciences y recibir un diagnóstico completo y tratamientos sugeridos en 30 minutos. Este es un gran avance en la detección temprana de enfermedades y también brinda a los usuarios la oportunidad de detectar enfermedades ellos mismos rápida y fácilmente sin una cita con el médico.

12. Píldoras con sensor de ingestión: alertando a los médicos cuando han sido consumidas

En noviembre del año pasado, la FDA aprobó oficialmente una pastilla con sensor que alertaba a los médicos cuando un paciente la había ingerido con éxito. El medicamento, Abilify MyCite, es un antipsicótico y podría ayudar a los profesionales médicos psiquiátricos a asegurarse de que sus pacientes estén medicados.

Después de recibir el consentimiento del paciente, el médico puede recetar las píldoras inteligentes. La tecnología involucrada presenta tres componentes clave. Primero, la píldora en sí está equipada con un sensor interno que responde al contacto con el ácido del estómago. Una vez que se activa el sensor, se comunica con un parche que lleva el paciente. Desde allí, la señal se envía al dispositivo inteligente del profesional de la salud que prescribe para alertarle de que se ha ingerido el medicamento.

13. Tecnología Lab-on-a-Fiber: Monitoreo de los cambios más mínimos en la química sanguínea

Aunque IBM está trabajando arduamente en tecnologías de laboratorio en un chip, algunos científicos están dando un paso más. La tecnología Lab-on-a-fiber funciona con fibra óptica y se adapta mejor a los entornos húmedos dentro del cuerpo que los chips.

Debido a su pequeño tamaño, las fibras se pueden implantar directamente en los órganos o venas del paciente para utilizarlas como biosensores. Al igual que las tecnologías de laboratorio en un chip, estas fibras son capaces de recolectar y analizar exosomas para detectar y diagnosticar enfermedades en sus primeras etapas.

También utilizan luz, a diferencia de corrientes eléctricas, para realizar sus lecturas, que se ha sugerido que presentan menos riesgos para el cuerpo del paciente.

14. Escáner de cáncer sKan: diagnosticar el cáncer de piel de forma rápida y sencilla

El ganador del premio James Dyson el año pasado fue sKan, un dispositivo portátil que puede detectar el cáncer de piel. Creado por un equipo de ingenieros de la Universidad McMaster de Canadá, el dispositivo es menos costoso e invasivo que los métodos tradicionales de detección del cáncer de piel, como las biopsias.

Utiliza resistencias sensibles al calor para mapear el cuerpo y luego generar una lectura digital que puede determinar si hay rastros de cáncer o no. Esta tecnología pronto podría permitir a los médicos diagnosticar a los pacientes de manera rápida y efectiva, por una fracción del costo actual.

15. Sensores ultrasensibles: capaces de detectar cáncer, Alzheimer y más

En 2016, investigadores del Laboratorio Nacional de Nanotecnología de Brasil dieron a conocer un biosensor a nanoescala que detecta el cáncer. El dispositivo podría permitir la detección temprana del cáncer, así como de la enfermedad de Alzheimer y Parkinson.

El sensor comprende un transistor orgánico que reacciona a las enzimas que se encuentran en muchas formas de cáncer y otras enfermedades. El sensor no solo permitiría la detección y el diagnóstico tempranos, sino que también se puede usar para monitorear la efectividad del tratamiento después del diagnóstico.


Ver el vídeo: En Proyecto: Control de acceso por huella digital usando Excel y formularios (Diciembre 2021).